El índice de precios de la carne de FAO anotó en julio su décimo avance mensual consolidándose en los niveles máximos desde 2014.  Las carnes fueron de los pocos productos con incrementos de precios en julio. En ese mes el índice general de la FAO sobre precios de alimentos cayó por segundo mes consecutivo.

Con un leve avance entre julio y junio, el índice sobre precios de la carne se ubicó en un valor 19,6% por encima de igual mes de 2020.

En el caso de la carne vacuna la FAO señaló que la suba de precios reflejó “un mercado global ajustado por la menor oferta en las principales regiones productoras y por la continuidad de las altas importaciones, especialmente de China”.