La región limita su oferta de producción de carne vacuna, que no se revertirá en el corto plazo dando oportunidades para Uruguay.

Las cifras preliminares de la oficina estatal de estadísticas de Brasil apuntaron que la faena vacuna en el primer semestre fue de 13,63 millones de cabezas, 7,5% menos que en igual período de 2020. Según destacaron medios brasileños, fue el menor nivel de faena bovina para un primer semestre desde el año 2009.

La producción de carne vacuna habría llegado ente enero y junio a 3,59 millones de toneladas, una contracción de 4,6% frente al primer semestre de 2020. Fue el menor volumen para un primer semestre desde 2012.

En Argentina la Cámara de la Industria y Comercio de Carne estimó una faena entre enero y julio de 7,4 millones de cabezas. Ajustado por los días laborables, se dio una caída de 10,6% frente a igual período del año 2020.