El Rabobank proyectó una caída en la producción de carne vacuna estadounidense que se extenderá durante cuatro años y que influirá sobre los mercados internacionales.

En su informe trimestral el banco previo una contracción de 3% en la producción de carne bovina en EEUU en 2023 con un ajuste que se extenderá con bajas anuales de entre 2% a 5% hasta 2026. Esto generaría una potencial pérdida de producción de entre 400.000 y 500.000 toneladas anuales.

Según Rabobank, Canadá y México no podrían compensar el déficit. Agregaron que Canadá está en pleno proceso de liquidación. Los países de Oceanía tendrían una limitada capacidad para proveer con más carne a Estados Unidos. El banco duda sobre cuál será el aumento de la oferta australiana mientras espera que la producción de carne vacuna en Nueva Zelanda caída 4% entre 2023 y 2025.

Europa, que no es un gran proveedor de Estados Unidos, seguirá su caída estructural en la producción de carne bovina que será de 0,5% anual entre 2023 y 2025.

América del Sur sería la mejor posicionada para suplir el faltante de carne en EEUU. Sin embargo, “le falta acceso comercial” como para compensar el “significativo” déficit de oferta de carne en el mercado estadounidense.