El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ajustó su proyección sobre la demanda de carne vacuna de China y ahora ve un incremento en las importaciones para 2023.

En su reporte de octubre los técnicos habían previsto una caída de 9% en el volumen de carne vacuna que importaría China en 2023.

En su informe de enero divulgado en los últimos días el USDA ve una recuperación de las importaciones.

En octubre previó un volumen de compras externas de 2,85 millones de toneladas y ahora proyecta importaciones por 3,525 millones de toneladas.

El USDA corrigió hacia arriba la estimación sobre el volumen de importaciones de 2022 ante el mayor nivel de embarques en el último cuatrimestre del año.