INAC estimó que la habilitación de la exportación de lengua bovina a Japón podría representar una ganancia anual entre US$ 15 y 25 millones, tomando en cuenta lo que pasa ese país respecto a otros importadores.

Japón es el principal importador mundial de lengua vacuna y el que paga mejores precios. Es un mercado que representa históricamente la mitad de las importaciones globales llegando en 2021 a un récord de US$ 340 millones.

Japón paga más del doble que otros mercados. Las referencias para Japón se ubican sobre US$ 8.500 por tonelada contra los US$ 2.400 por tonelada de Hong Kong y los US$ 3.500 por tonelada de Rusia.

Los principales proveedores de lengua vacuna a Japón son Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda que tienen preferencias arancelarias.

Según los cálculos de INAC, el potencial de ganancia por la entrada a Japón estaría entre US$ 15 millones y US$ 25 millones suponiendo que se redirigiera a Japón todas las exportaciones de lengua bovina.  Para esto se toman los precios pagados por Japón entre enero de 2021 y el tercer trimestre de 2022.